Estaba allí

Vi cómo Dylan escuchaba a un paciente pianista que le susurraba la melodía desde sus dedos, largos y perfectos, llamado Stevie. Me acurruqué a los pies de Michael para vibrar con él en cada repetición buscando esa nota aguda y sostenida en la frase, siempre magistralmente cantada.